Tras perder fuero de Corte, Paúl Granda dice que “estamos en el país del todo vale”

La Fiscalía quiere vincular al exfuncionario al caso de delincuencia organizada en el que están los hermanos Bucaram y Daniel Salcedo por la corrupción en hospitales públicos de Guayaquil.

Paúl Granda durante una feria del BIESS el pasado 4 de marzo de 2020.

Cambio de discurso. Aunque nunca utilizó la frase “perseguido político”, Paúl Granda, expresidente del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), asegura que es víctima de una “injusticia” fruto del odio político.

Con esas palabras reaccionó en su cuenta de redes sociales un día después de conocer que no tendrá fuero de corte. Por lo tanto no será la Corte Nacional de Justicia (CNJ) la que decida si lo vincula o no al caso de delincuencia organizada por la corrupción en el IESS. El Gobierno apostaba por este escenario porque en esa instancia goza de mayor influencia.

Sin embargo, el juez de la CNJ, Wilmán Terán, consideró que Granda no tiene fuero de corte, pese a que el Gobierno le envió una comunicación donde citaba los cargos que ostentó el exfuncionario en la administración de Lenín Moreno, todos con rango de ministro.

“No se evidencia que este cargo público (presidente del directorio del IESS) se encuentre taxativamente establecido como uno de aquellos que goza de la institución jurídica del fuero de Corte Nacional”, señala el fallo del juez Terán.

Por eso resuelve que “no existe falta de competencia del juez Ronald Xavier Guerrero Cruz, por no existir situación permitida en la ley, en consecuencia, tiene la obligación jurídica, de conocer y decidir lo que en derecho corresponda sin inhibirse”.

Es decir, será el juez Ronald Guerrero quien decida la petición de la Fiscalía para vincular a Granda al mismo caso en el que están los hermanos Jacobo, Michel y Dalo Bucaram, la esposa de este último, Gabriela Pazmiño y Daniel Salcedo.

Curiosamente Guerrero está bajo resguardo policial tras recibir amenazas y enfrenta un pedido de investigación de la Sala Penal de la CNJ que resolvió el hábeas corpus para Jacobo Bucaram. En el centro de esta última polémica está la magistrada Daniella Camacho.

Granda ahora habla de la «mediatización de la justicia»

Frente a este embrollo jurídico, Granda ahora se pregunta “¿estamos en el país del todo vale?”. Menciona conversaciones con políticos, periodistas, dirigentes, empresarios y alcaldes y promete que “hará honor a sus conversaciones”.

“Debo defenderme ante tremenda injusticia, demostrar con contundencia a que en el país existen inocentes que lamentablemente son presa del odio, de intereses y del cálculo político”.

Paúl Granda, expresidente del Consejo Directivo del IESS

Criticó que el fallo salió en horas de la madrugada “sin cumplir con ningún procedimiento establecido en la ley se afecta todo principio de defensa”. Aseguró que no ha podido obtener acceso a los cuerpos legales.

Granda señaló que intentó presentar escritos a su favor, pero se lo impidieron. «¿Existe acaso una predisposición en mi contra? No existen límites para actuar en mi caso, sin importar la violación de todo proceso que me corresponde. Hemos perdido la ecuanimidad, no importan las razones, ni la ley, ni la Constitución, aquí importa la imagen, la mediatización de la justicia».

Concluyó que “mañana podrá ser usted, no dejaremos de luchar”. Se trata de un cambio de discurso de Granda ahora que la justicia aprieta el cerco contra él.

Cuando fue miembro de la administración de Moreno, nunca criticó las arbitrariedades contra figuras del anterior gobierno, que él apoyó.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *