Municipio traslada a comerciantes informales de la Bahía a la Francisco de Orellana

Tras la protesta de los vendedores ambulantes, el Municipio les acondicionó un lugar en el norte de la ciudad. Los operativos en la Bahía siguen para evitar aglomeraciones.

Vendedores informales
Los vendedores informales que se colocaron en la explanada de la avenida Francisco de Orellana, junto a Mucho Lote 1.

Desde ayer alrededor de 290 vendedores ambulantes se ubicaron en una explanada de la avenida Francisco de Orellana, en el norte de Guayaquil.

Los comerciantes expendían su mercadería en la Bahía, en el centro de la ciudad, pero fueron reubicados por el Municipio como parte de las medidas para evitar aglomeraciones y contagios de Covid-19.

Ahora, los vendedores están junto a Mucho Lote 1 en puestos gratuitos entregados por el Cabildo.

Cada vendedor porta un carné municipal que le permite acceder a un espacio numerado en la explanada techada. Allí se cumple el distanciamiento entre los puestos y todos trabajan con mascarillas y tienen alcohol en spray para desinfectar las manos.

“Nosotros ofrecemos productos varios al mejor precio. Mi hijo ofrece juguetes, ropa y yo vendo lo mismo y también tengo zapatos de niños y accesorios. Tengo más de 10 años trabajando en la Bahía, por estas fechas, vendiendo juguetes, pero lamentablemente este año ya no se puede”

Gardenia Cantos, vendedora informal

Este grupo forma parte de aquellos comerciantes que protestaron en los exteriores del Municipio de Guayaquil, el pasado 3 de diciembre, por la clausura de bodegas en la bahía que les abastecía de mercadería que posteriormente vendían en la vía pública.

Carla Villamar, Jefa de Asignaciones de Mercados y Bahías, explicó que “se han inscrito 370 comerciantes informales, pero hasta el sábado llegaron 290”.

Operativos en la Bahía y el resto de la ciudad siguen

Paralelamente continúan los operativos en la Bahía. Este fin de semana personal municipal estuvo en las calles Chimborazo, Chile, Olmedo, Villamil, Ayacucho, Huancavilca y Manabí para despejar la vía pública.

Byron Herrera, jefe del Departamento de Bahías, explicó que “estamos despejando las áreas, a fin de que los informales no vengan a ocupar los pasos para que la gente pueda transitar en forma tranquila, hacer sus compras”.

Diciembre, por las fiestas de Navidad y Año Nuevo, es la época del año en la que aumenta el comercio ambulante, especialmente en la Bahía.

Por otro lado, el Municipio informó sobre operativos contra bares clandestinos. En el centro, en las calles Córdova y Mendiburo, se clausuró una licorera que expendía sus productos a los clientes que estaban en la vereda y en el portal.

Lo mismo ocurrió con un restaurante aledaño donde no había consumo de alimentos, sólo de bebidas alcohólicas.

Clausura
El Municipio colocó sellos de clausuras en bares clandestinos.

Otro negocio fue clausurado también en las calles Córdova y Padre Aguirre pues tenía a sus clientes consumiendo licor en las veredas.

En el sur, en las calles Lizardo García entre Cuenca y Brasil, una vivienda funcionaba como bar y tenía aproximadamente a 20 personas en el interior sin cumplir ninguna norma de bioseguridad.

Otros dos locales, un bar en la Cooperativa Juan Montalvo y un club nocturno en Monte Sinaí también debieron cerrar sus puertas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *