Correa y Moreno: los grandes protagonistas ausentes del debate

En el debate presidencial de cara a la segunda vuelta, el candidato Andrés Arauz lució mejor preparado y sus ataques lograron sacar de control a su rival a Guillermo Lasso.

Debate presidencial
El set del debate presidencial entre Andrés Arauz y Guillermo Lasso este 21 de marzo de 2021.

Ahora sí hubo debate, aunque el espacio se extendió demasiado gracias a una larguísima presentación y unos videos que en nada aportaban al desarrollo del encuentro.

Ayudó mucho que fueran solo dos candidatos: Andrés Arauz, por la alianza Unión por la Esperanza (UNES) y Guillermo Lasso, de Creo y el PSC. Así transcurrió el primer debate de cara a la segunda vuelta que haya vivido Ecuador en más de 30 años.

Estrategia de Arauz: reforzar la imagen de Lasso como banquero

Desde el primer minuto Andrés Arauz estableció una clara línea de ataque que básicamente consiste en reforzar la imagen de banquero de Lasso, antes que la de candidato.

Por eso es que su golpe más certero que dio al inicio fue preguntarle a su rival: ¿qué es más importante su banco o el país? Lasso no respondió lo que despertó las alarmas su equipo asesor.

Más de una hora después respondió Lasso diciendo que desde hace 12 años no gerencia el Banco Guayaquil y que ahora su prioridad es Ecuador. Haber obligado a Lasso hablar de su banco fue un punto para Arauz.

“Está obsesionado con la actividad bancaria”, le dijo Lasso. Mientras Arauz hablaba de que su contrincante tiene intereses en Miami y Panamá, en referencia a sus off shore. Hasta le preguntó por los CDR (los certificados de depósito reprogramables que se popularizaron en el feriado bancario) y los trabajadores no asegurados del banco del barrio.

Estrategia de Lasso: reforzar la imagen de Arauz de correísta

Lasso dibujó al expresidente Rafael Correa como el “jefe político” de Arauz. Desde allí trató de reforzar la imagen de su rival como un obsecuente servidor del exmandatario.

Por eso mostró imágenes de Arauz y Correa juntos. Habrá que ver si esa estrategia da resultado cuando todos los encuestadores aseguran que buena parte del electorado quiere superar el conflicto en torno a la figura de Correa.

Pero en esa línea, Lasso trató de hacer responsable a Arauz de todos los errores que se pudieron haber cometido durante el gobierno de Correa. Por eso su mejor momento fue cuando le preguntó a Arauz qué opinaba sobre las agresiones a Manuela Pic y Lourdes Tibán, en un claro guiño al electorado de Yaku Pérez.

Arauz esquivó la pregunta, aunque insinuó que los errores del pasado no se volverán a cometer. Lasso tuvo la ventaja de colocarse él y su esposa como víctimas de esos errores cuando en 2016 sufrieron una agresión en los exteriores del estadio Atahualpa.

Lasso fue por la etiqueta y Arauz por el meme

¿Quién domina la conversa pública en redes sociales luego del debate? Ese también fue un escenario en disputa, especialmente tras el éxito de Xavier Hervas.

Arauz buscó popularizar una imagen suya para que se convierta en meme: cuando enrostró un billete de un dólar a Lasso con dos objetivos: uno para reforzar la imagen de banquero de su rival y dos para mostrarse como defensor de la dolarización, que es una de las principales líneas de ataque de la derecha.

Lasso en cambio buscó popularizar la etiqueta “Andrés no mientas otra vez” para ubicar a su contrincante como parte de lo negativo del gobierno de Correa.

Arauz respondió brillantemente cuando mencionó que Lasso formó parte de los gobiernos fracasados de Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez; además de haber servido como sostén de Lenín Moreno. “Lasso salado, salado, salado”, le espetó ante una sonrisa fingida del otro candidato.

¿Quién se hace cargo de Moreno?

El fracaso de la gestión del presidente Lenín Moreno fue uno de los grandes ejes de discusión del debate. El uno trataba de responsabilizar al otro del desastre que deja el saliente mandatario.

Lasso dijo que Moreno fue el hijo político de Correa, como Arauz lo es ahora. Incluso en un momento le pregunto a su rival por quién votó en los comicios de 2017.

Arauz reconoció por Moreno pero con una gran respuesta: el pueblo ecuatoriano votó por Moreno, pero ustedes lo compraron y recordó la anécdota del presidente cuando dijo que está empezando a odiar a aquellos que votaron por él.

Hasta el reparto de hospitales y vacunas aparecieron como acusaciones entre ambos. En esa línea Arauz hizo una pregunta que Lasso que no supo responder.

¿Alfredo Borrero se vacunó?

Dos veces preguntó Andrés Arauz a Guillermo Lasso si su compañero de fórmula fue uno de los vacunados VIP contra el Covid-19.

Lasso nunca respondió. Tuvo que hacerlo el propio Alfredo Borrero en sus cuentas de redes sociales, pero luego de terminado el debate.

Lo que hizo surgir la duda entre la audiencia: ¿Alfredo Borrero se vacunó? Así terminó el debate. Hablar de ganadores es difícil porque no se trata de una discusión objetiva con puntos a contar.

Aunque sí se puede destacar la mejor presentación, solvencia y línea discursiva de Arauz, especialmente al inicio del encuentro. Algo que el odiador Jorge Ortiz reconoció en un set televisivo porque dos veces Arauz logró descolocar a Lasso con preguntas sobre la banca. Posteriormente Lasso dejó los nervios pero la primera impresión es fundamental en este tipo de encuentros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *