¿Quiénes ganan y quiénes pierden con la nueva composición de la Asamblea?

A simple vista parece que el presidente electo, Guillermo Lasso, ha hecho un mal negocio: romper con su principal aliado político y entregarle el control de la Asamblea a Pachakutik.

La nueva presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, celebra con sus coidearios de Pachakutik su designación.

Por primera vez en la historia de Ecuador, el movimiento Pachakutik asume la presidencia de la Asamblea. Lo hace en la figura de la asambleísta y exprefecta de Orellana, Guadalupe Llori.

Este sábado 14 de mayo de 2021 quedó conformada la directiva de la Asamblea, incluida las dos vicepresidencias y las vocalías del Consejo de Administración Legislativa. 

El CAL está conformado por 7 legisladores, de los cuales 4 corresponden a la alianza Pachakutik – Izquierda Democrática. La Unión por la Esperanza (UNES) tiene una representación en Ronny Aleaga.

CREO, que por si solo no conformaba un bloque legislativo por su escaso número de escaños, se alió con los “independientes” y conformó la Bancada de Acción Nacional (BAN).

La Presidencia de la Asamblea es clave puesto que maneja la agenda de lo que se discute en el Parlamento. Mientras que el CAL es quien decide a qué comisión legislativa envía los proyectos de ley. Así las cosas, ¿quiénes son los ganadores?

Pachakutik vive su momentum

Como movimiento político, Pachakutik vive el mejor momento de su historia. Su candidato presidencial Yaku Pérez, quedó en tercer lugar y a décimas de disputar la segunda vuelta electoral.

Es la segunda fuerza política en la Asamblea y eso le ha valido obtener por primera vez la Presidencia del Parlamento. 

Además, junto con su aliado Izquierda Democrática tendrá el control del CAL. Tienen en sus manos la famosa llave de la “gobernabilidad” puesto que sus votos serán claves a la hora de aprobar o negar proyecto del futuro gobierno.

Aunque aún sufre contradicciones internas como cuando Pérez criticaba el proyecto de “Ley de Defensa de la Dolarización” y los asambleístas de Pachakutik votaban a favor.

Derecha mediática sigue acumulando poder

La derecha mediática dio un golpe sobre la mesa y en cuestión de días tumbó el acuerdo legislativo PSC – UNES – CREO – Independientes

Su poder es tal que tiene capacidad de presionar al presidente Guillermo Lasso, y este hace caso. Incluso para hacerlo romper con su aliado natural, Jaime Nebot.

La derecha mediática gana porque su único proyecto político es el extermino de la Revolución Ciudadana. En esa línea es el gran aliado de Lenín Moreno porque ambos tenían el mismo objetivo.

En tiempos de las redes sociales y los medios digitales, la derecha mediática ha demostrado que el siglo XXI no le resta poder, sino todo lo contrario.

Lo único que deben hacer es mantener su accionar de años: acusar de corrupción a la Revolución Ciudadana y hacer propaganda al gobierno de turno, incluso si para ello es necesario ocultar o distorsionar la realidad. 

Así las cosas, ¿quiénes son los perdedores?

Lasso se queda sin su principal aliado político

El presidente electo perdió a su principal aliado político, Jaime Nebot. A cambio se entrega en cuerpo y alma a Pachakutik. ¿Este movimiento dará sus votos para las reformas laboral y tributaria que se aproximan?

En teoría pareciera que no. Para torcer la voluntad de Pachakutik serán claves las presiones de la derecha mediática.

Y para mantener firme la voluntad de Pachakutik será clave la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y sus dirigentes más apegados a la izquierda. 

Habrá que ver si César Monge, asambleísta de CREO, tiene la capacidad suficiente para hacer aprobar las iniciativas legales del Ejecutivo. Pero a primera vista, parece que Guillermo Lasso se queda encerrado entre Pachakutik y la derecha mediática.

Nebot, el gran perdedor

Jaime Nebot y el Partido Social Cristiano (PSC) se han quedado sin pan ni pedazo. Su candidato presidencial ganó las elecciones, pero este aún no se posesiona y sobrevino la ruptura.

Luego de aspirar a la Presidencia en la figura de Henry Kronfle ni siquiera tendrán una silla en el CAL, algo que sí ostentaban en la Asamblea anterior.

La ruptura confirma lo que Nebot siempre sospechó: que Lasso no era de fiar porque es muy susceptible a las presiones mediáticas.

Ahora Nebot enfrenta la amenaza de un eventual vaciamiento de su partido. Porque con la fuerza del Gobierno, Laso puede ofrecer cargos a dirigentes socialcriastianos.

¿Se mantienen los nombramientos de Henry Cucalón y Pascual del Cioppo como gobernador del Guayas y embajador en España, respectivamente?

Más persecución para UNES

A cambio de apoyo al antiguo oficialismo (CREO y PSC) UNES solo pidió una cosa: desmontar la estrategia de persecución en su contra.

No lo logró porque una vez más no tomó en cuenta el rol que desempeña la derecha mediática. No es Lasso, ni Nebot sus enemigos existenciales, sino los medios. 

La derecha mediática ha ganado y eso quiere decir que el cerco y el lawfare contra sus figuras continuarán. Una comisión de la verdad iba a exponerlos y eso no lo podían permitir.

¿Cómo se puede hacer política en esas condiciones? Esa es la respuesta vital que debe encontrar UNES, sino será aplastada por la todopoderosa derecha mediática. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *