El peor enemigo del Presidente: Guillermo Lasso como candidato

El archivo mina la credibilidad de Guillermo Lasso puesto que cuando era candidato expresaba posturas diametralmente opuestas con las que ahora emite cuando es Presidente.

El presidente Guillermo Lasso, el pasado 18 de noviembre de 2021, durante la inauguración del Ecuador Open For Business.

Cuando Guillermo Lasso entró formalmente a la política, de la mano del movimiento Creando Oportunidades (CREO), se presentó como un moderado. Quería que la gente olvidara su pasado como banquero y como colaborador de los gobiernos de Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez.

Por eso en sus primeras entrevistas esquivaba las críticas frontales al entonces presidente Rafael Correa. Por ejemplo, alababa las escuelas del milenio. Y en las elecciones de 2013, que Correa ganó en primera vuelta, Lasso rápidamente aceptó la derrota.

Y hasta allí llegó la moderación. Obsesionado con la Presidencia de la República, Lasso se montó en cada discusión pública que elaboraban los medios de comunicación opositores a Correa.  Siempre para contradecir al oficialismo.

Lasso se convirtió en el eterno candidato que decía a los medios y periodistas odiadores lo que querían escuchar. Eso, y su gran fortuna, le garantizaba permanente presencia en los platós. 

Pero ahora que Lasso es presidente esas declaraciones le pasan factura. No existe conflicto en estos seis meses de mandato en que el Mandatario haga exactamente lo contrario de lo que propugnaba durante su largo periodo como candidato.

Y esto no solo es una anécdota risible, si no que tiene graves consecuencias en la credibilidad del Mandatario pues esos videos se viralizan en las redes y lo dibujan como un mentiroso. Aquí tres ejemplos de ello.

¿Deben o no lo militares ayudar en la seguridad interna?

En 2015 la Asamblea empezó el trámite de enmiendas constitucionales planteadas por el entonces presidente Rafael Correa. La más polémica era la reelección indefinida, pero había otras como cambiar el apartado que se refiere a la misión de las Fuerzas Armadas.

El gobierno quería que la Constitución contemple de manera explícita la posibilidad de que las Fuerzas Armada contribuyan con la seguridad interna del país. Guillermo Lasso se opuso y hay un video con declaraciones suyas al respecto durante una entrevista a Radio Democracia.

Lasso decía que la enmienda aleja a las FF.AA. de su misión fundamental de proteger la soberanía del país. Ahora, en plena ola de delincuencia y con el descontrol de las cárceles, Lasso presidente reclama porque los militares no pueden intervenir.

Luego de la última masacre de Guayaquil protagonizó un intercambio de tuits con la Corte Constitucional al respecto. Su gobierno reclamaba por el “marco jurídico correísta” que le impide actuar.

Movilización indígena: ¿sí o no?

Lo mismo sucede con las protestas indígenas. Hay un vídeo de 2015 publicado por la misma cuenta oficial de Guillermo Lasso en la que alaba y respalda una movilización indígena contra el gobierno de Rafael Correa.

Pero ahora que es presidente, Lasso acusa al principal dirigente indígena, Leonidas Iza, de buscar la desestabilización del régimen democrático. 

Y en España negó los abusos que sufrieron los pueblos originarios durante la época colonial. Ha invocado un estado de excepción para reprimir protestas convocadas por indígenas. 

Por último, acusó a Iza de admirar al personaje del Guasón por considerarlo anárquico.

¿Asamblea debe investigar o no acusaciones de corrupción?

En 2016 la filtración e investigación periodística bautizada como Papeles de Panamá salpicó a funcionarios del gobierno de Rafael Correa ligado a los hidrocarburos como Carlos Pareja y Álex Bravo.

Se armó el escándalo y Lasso se pronunció. Pidió que se conforme una comisión legislativa que investigue las acusaciones y posibles actos de corrupción.

Años después, una investigación periodística similar, la de los Papeles de Pandora, salpicó a Guillermo Lasso por tener cuentas en paraísos fiscales.

Y ahora Lasso tiene una posición totalmente opuesta. Intentó boicotear la investigación de la Asamblea amagando con la muerte cruzada u ordenando a funcionarios de gobierno no proporcionar información.

Incluso se rehusó a comparecer ante la comisión investigadora, pese a que él mismo había prometido acudir. 

Así se van acumulando las contradicciones entre Lasso candidato y Lasso presidente, mientras la credibilidad del Gobierno se hunde. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *