UNES salva la reforma tributaria del Gobierno

A última hora el correísmo se abstuvo en la votación para archivar de manera definitiva la reforma tributaria, lo que implica que el texto se apruebe por el ministerio de la ley, tal cual lo envió el Gobierno.

La última votación en la Asamblea el pasado viernes 26 de noviembre de 2021 donde consta la abstención de UNES para el archivo de la reforma tributaria del Gobierno.

Holocausto en la oposición política de Ecuador. Lo vivido este viernes en la Asamblea pareció la final de un mundial de fútbol, pero lo que estaba en juego no era un trofeo sino el futuro de toda una generación.

Solo hasta ese día, la Asamblea podía pronunciarse respecto a la reforma tributaria propuesta por el Gobierno. Entre otras cosas la iniciativa legal aumenta de hecho el impuesto a la renta al eliminar los deducibles al mismo tiempo que suprime el impuesto a la herencia.

También cambia de nombre el impuesto del 2% sobre lo ingresado por todo aquel que tenga RUC. Permite el retorno de dinero procedente del extranjero con la garantía de que no habrá investigación sobre el origen de la plata. 

Además, establece impuestos extraordinarios sobre personas naturales y jurídicas, incluidas las tierras. Con ese panorama, lo primero que se votó fue el informe de la Comisión de Desarrollo Económico, impulsado por el oficialismo, pero no tuvo respaldo.

Luego se votó “negar” ese mismo informe y la moción se aprobó. Entonces, UNES planteó aprobar el informe de minoría que ellos habían redactado y que proponía impuestos solo para las grandes fortunas. Pero tampoco tuvo respaldo.

Así las cosas, Pachakutik siguió el camino lógico: planteó el archivo de la ley lo que implicaba la derrota política y absoluta del Gobierno. Todo apuntaba hacia ello, lo que hubiera atado de pies y manos al presidente Guillermo Lasso con la única alternativa de la muerte cruzada.

El triunfo de CREO

El Presidente Guillermo Lasso y su equipo celebran la abstención de UNES en la Asamblea.

Parecía que el gobierno de Lasso vivía sus últimas horas. Entonces se produce la votación y el bloque de UNES pospuso hasta última hora presionar el botón. Todo apunta que las conversiones fueron in extremis. Y ahí fue cuando un balde de agua fría cayó sobre toda la oposición y especialmente en la militancia del correísmo.

El bloque de UNES se abstuvo por lo que la reforma tributaria de Lasso no pudo ser archivada. Tomó la palabra la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, y dijo que se habían agotado todas las opciones sin que haya pronunciamiento legislativo alguno. En otras palabras, se activa el ministerio de la ley y la reforma se aprueba automáticamente sin cambio alguno.

Hay una foto del gobierno, incluido el presidente Guillermo Lasso, celebrando. El PSC emitió un comunicado dejando en evidencia el pacto entre el gobierno y el correísmo. Una postura similar adoptó Pachakutik y la Izquierda Democrática.

Mientras que el correísmo trató de abrir un debate en torno a la segunda votación en la que se negó el informe. Con ello insisten en que la ley no pasó. Pero su falta de coherencia a la hora de votar no puede ocultarse.

Si la prioridad era evitar el paquetazo había que cerrar el círculo y votar por el archivo de la ley. Además que fue muy obvio cómo demoraron la votación hasta el último. Inclusive asesores de los asambleístas dijeron que a cambio de la abstención el Gobierno accedió a cesar la persecución política. Como si los talibanes que rodean a Guillermo Lasso lo fueran a permitir…

Correísmo ofreció una transfusión de sangre al Gobierno

Así, el correísmo que tenía en sus manos la representación política de la oposición quemó todo su capital a cambio de la vida y libertad de sus líderes. Una transacción carísima pero especialmente ingenua.

Repitieron el mismo error que la Conaie con Moreno en octubre de 2019. Cuando tenían en sus manos la salida del Gobierno le entregaron un balón de oxígeno y una transfusión sanguínea que lo saca del coma en el que estaba.

Aquel error de la Conaie, le costó al país miles de muertos por la pandemia. Ahora ¿qué vendrá? ¿qué crisis le tocará a Lasso en un mundo tan inestable con un resurgimiento de la pandemia que ha puesto a Europa de rodillas?

Irónicamente la postura del correísmo sirve para eliminar el impuesto a la herencia (la familia presidencial se frota las manos), que tanto defendió en el pasado. 

Encima entrega la representación política de la oposición al Partido Social Cristiano (PSC). Y fortalece el espíritu de resistencia en el verdadero movimiento indígena, no aquel que coquetea con el oficialismo.

Por último se agrava la crisis de representación política que sufre el país desde que Lenín Moreno traicionó a quienes votaron por él. Ecuador es un país donde las instituciones no funcionan, y una de ellas es la oposición, que ahora es incoherente y ha demostrado que tiene precio.

Ecuador es otra vez es tan república bananera que el principal partido de oposición, el PSC, es el que pidió que votaran por Guillermo Lasso. Y la fuerza política que lo enfrentó en la segunda vuelta le ha dado un soplo de vida.

Esa incoherencia en el quehacer político es propio del mundo subdesarrollado donde los partidos no tienen lineamientos sino intereses. Y es en ese contexto donde surge la extrema derecha, como lo evidencian Chile y Argentina.

Ahora UNES sigue el camino del PRE o del fujimorismo. Queda muy claro que la era dorada es cosa del pasado y que jamás volverá. Salvaron un puñado de vidas por el futuro de toda una generación. Finalmente a Ecuador le han robado la esperanza y con la abstención del correísmo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *