Los millonarios que exprimen Ecuador pero no confían en él

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) publicó la lista de ecuatorianos que aparecen en los Pandora Papers.

Guillermo Lasso e Isabel Noboa aparecen en la lista publicada por el ICIJ.

La gran tragedia de Ecuador, y probablemente de Latinoamérica, son sus élites. Se trata de un grupo de millonarios que aprovechan todos los recursos del país, ya sean humanos, naturales o materiales, para agrandar sus fortunas. Y lo primero que hacen con el dinero reunido es llevarlo al extranjero.

Eso evidencia a una élite sin proyecto nacional, colonizada por el Norte. Al país de origen lo conciben como una vaca lechera a la que se debe exprimir hasta la última gota, mientras ellos hacen sus compras navideñas en Miami.

Y esto es un secreto a voces que Ecuador aprendió con sangre en el feriado bancario, cuando los ricos se hicieron más ricos y los pobres más pobres. Pero también otro grupo que robó los depósitos de los ecuatorianos y huyó del país para disfrutar de un exilio dorado.

Otros empresarios, en cambio, hicieron una marcha para arropar a los banqueros corruptos. Y al mismo tiempo construían un sistema de explotación laboral que condenaba a los trabajadores a la inestabilidad y que ellos bautizaron como tercerización.

Luego, en la mayor crisis de lo que va del siglo que es la pandemia, aprovecharon una ley nefasta para reducir sueldos mientras los ecuatorianos morían por miles. Y los banqueros, en un año que la gente no sabía si iba a poder pagar sus cuentas, reportaron ganancias extraordinarias.

La lista de la vergüenza

Y esta semana se dibujó otra raya más al tigre. El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) publicó la lista de millonarios ecuatorianos que aparecen en los Pandora Papers. 

Son empresarios que han hecho su fortuna en Ecuador, pero que llevan el dinero al extranjero, para evadir impuestos para también para condenar al país al círculo vicioso de la pobreza y el subdesarrollo.

Ahí aparecen el presidente y banquero Guillermo Lasso, que agrandó su fortuna en el feriado bancario. También constan sus asesores políticos y artífice de su victoria en abril pasado: Jaime Durán Barba y Santiago Nieto.

En la nómina está Isabel Noboa Pontón, la principal constructora de Guayaquil, incluido el edificio más alto del país. El famoso The Point que arruinó el paisaje del cerro Santa Ana y bloqueo la vista de sus vecinos.

Otra familia que aparece son los Vilaseca, los propietarios de la marca de conservas Facundo.

También están los Wong, los dueños de Reybanpac, la gran bananera que se resiste a pagar los precios de sustentación a los productores. 

Son todos empresarios que aprovechan las riquezas del país, pero que lo aborrecen cuando se trata de devolver en algo “las bendiciones” que han recibido. Su único fin es la acumulación por la acumulación, sin ningún tipo de mediación ética o moral.

Sacan su dinero del país bajo la falsa excusa de que pueden hacer con su plata lo que quieren. Pero lo cierto es que su éxito se lo deben Ecuador, aunque aborrezcan de él y de su gente. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.