Fin de mes y hoy llega el paquetazo de Lasso

Los asalariados ecuatorianos verán hoy como sus ingresos se reducirán considerablemente al ejecutarse el alza del impuesto a la renta impulsado por el Gobierno.

El descuento será mensual y permanente tras la aprobación de la reforma tributaria impulsada por el Gobierno.

Fin de mes suele ser el día más alegre en las oficinas con la llegada de la paga, pero en esta ocasión no será así. Enero de 2022 quedará en la historia como uno de los inicios de año más trágicos de la historia reciente ecuatoriana: ola de ómicron, inseguridad y el paquetazo de Guillermo Lasso.

Será hoy cuando los asalariados ecuatorianos sientan en el bolsillo la reforma tributaria que se aprobó el pasado diciembre. Aquel proyecto legal, impulsado por el Gobierno, establece una draconiana alza del impuesto a la renta.

La misma ley redujo al mínimo los deducibles que antes existían en los rubros de alimentación, educación, salud, vivienda y vestimenta. Y eso en la práctica es aumentar la base imponible y transforma en el impuesto a la renta (que supuestamente debería gravar las ganancias) en un tributo a los ingresos.

Para quienes ya recibieron su sueldo observaron como el alza es monumental. Personas que antes no pagaban ahora les descontarán más de USD 50 mensuales. Y aquellos que antes sí lo hacían el descuento sube en casi 300%.

Lo que el Gobierno de Guillermo Lasso ha hecho, de facto, es una reducción salarial. O visto de otra forma es como si el Estado estuviera incautando el décimo tercer sueldo

Así el presidente que llegó al poder con la promesa de bajar impuestos, en menos de un año de gobierno, aplica la peor alza de tributos que los ecuatorianos recuerden.

Y al mismo tiempo que los sueldos sufren, la reforma tributaria de Lasso eliminó el impuesto a la herencia. Así, la familia presidencial se beneficiará directamente cuando herede, de manera íntegra, la fortuna del patriarca que hoy ejerce de Primer Mandatario. 

Y vale la pena recordar que el Banco Guayaquil, de propiedad de la familia presidencial, se enfundó casi USD 60 millones por concepto de ganancias correspondientes a 2021, en pleno año de recesión.

Aquel principio de equidad tributaria de que quien más tiene más paga, en Ecuador es cosa del pasado. Y el paquetazo supuestamente se aplica para hacer frente a la pandemia y reducción de ingresos que registra el Estado. 

Pero esa explicación es falsa, dinero hay porque el precio del barril de petróleo cotiza por encima de los USD 85. El actual presupuesto estimó un precio del crudo de USD 59. ¿A dónde está yendo el excedente?

Hay más culpables

La reforma tributaria tiene como principal responsable a Guillermo Lasso y su movimiento CREO. Pero hay más culpables que prácticamente abarca a todo el espectro político ecuatoriano.

El país no estaría sufriendo este nuevo paquetazo si el bloque legislativo de UNES hubiera votado a favor de archivar la ley cuando esta se debatía en la Asamblea. No estuvieron a la altura del momento histórico.

Y Pachakutik y la Izquierda Democrática cerraron esta semana el paso al proyecto legal que buscaba derogar el nuevo impuesto a la renta. 

Pachakutik está dividido, es cierto que hay un ala apegada a la lucha histórica de la Conaie. Pero se puede hacer más, o se abren de un movimiento que secunda el neoliberalismo de Lasso o expulsan a los secuaces del Presidente, empezando por Guadalupe Llori.

Las bancadas legislativas nunca pudieron ponerse de acuerdo para elaborar un texto alternativo. Como consecuencia de ello la reforma tributaria entró en vigencia tal cual la propuso Guillermo Lasso. 

Es tan dramática la situación del asalariado ecuatoriano de clase media que está sufriendo un impuesto ordenado por un presidente banquero. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.