Afiliación de Héctor Vanegas genera otra crisis interna en Revolución Ciudadana

El concejal de Guayaquil, Héctor Vanegas, llegó al cargo por Centro Democrático. Luego se desafilió y respaldó la gestión de Cynthia Viteri. Ahora se une a Revolución Ciudadana de cara a las elecciones seccionales del próximo año.

El concejal Héctor Vanegas junto a Marcela Aguiñaga durante su afiliación a Revolución Ciudadana.

El pasado fin de semana se lanzó una campaña de afiliación masiva al movimiento Revolución Ciudadana, listas 5. El expresidente Rafael Correa se unió formalmente a la agrupación desde Bélgica.

Activaciones se realizaron a lo largo de todo el territorio nacional, pero hubo una muy particular. El actual concejal de Guayaquil, Héctor Vanegas, publicó en su cuenta de Twitter el momento en que firmaba la adherencia al movimiento.

Vanegas llegó al cargo como candidato de Centro Democrático, el movimiento que fundó Jimmy Jairala.

Ya en el puesto protagonizó un acercamiento a la administración de la alcaldesa Cynthia Viteri y en las pasadas elecciones presidenciales respaldó la candidatura de Yaku Pérez, de Pachakutik. De hecho, su hermano Ricardo es asambleísta por esta agrupación, pero del ala cercana al gobierno de Guillermo Lasso.

Ahora Héctor Vanegas protagoniza un nuevo cambio de tienda política. El problema es que en su cuenta de Twitter hay insultos contra la Revolución Ciudadana y la administración de Rafael Correa.

Vanegas repetía hasta hace no mucho las mismas acusaciones de siempre: de corrupción y manejo de la justicia. Hasta el momento, el nuevo militante de la Revolución Ciudadana ni ha pedido disculpas por aquellas declaraciones, ni se ha retractado.

Eso ha generado una nueva cascada de críticas por parte de la militancia, que no comprende las movidas de su dirigencia. Es lo mismo que ocurrió con la abstención para archivar la reforma tributaria del Gobierno, que hoy ya está en vigencia y sangra cada mes a la clase media del país mientras deja intactas las grandes fortunas.

La dirigencia mantiene un silencio sepulcral. En redes se publicaron fotos de un almuerzo con la presidenta del movimiento, Marcela Aguiñaga. Y la exministra y exdirectora de Alianza PAIS Guayas en época de Rafael Correa hasta justificó la incorporación de Vanegas.

Probablemente la jugada del concejal busca la reelección de cara a los comicios seccionales del próximo año. Vanegas, ciertamente, antes de ser edil ya era un personaje público. Fue fiscal, su condición de masón y estilo excéntrico a lo mejor lo vuelven un buen cuadro, desde el punto de vista electoral.

El problema es que estas decisiones no se comunican adecuadamente a la militancia que percibe aquellas movidas como incoherentes. Así la crisis que atraviesa Revolución Ciudadana desde la derrota del pasado abril parece que continúa con el riesgo de profundizarse. Y eso deja huérfana a una oposición al gobierno de Guillermo Lasso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.